Rss Feed
  1. ¡Atención! Contiene spoilers. 

    Sinopsis:
    Tras poner punto final a su relación días antes de la boda, Amelia Clark decide romper con su vida anterior y se muda a Londres dispuesta a empezar de cero. Ella cree estar lista para el cambio, pero nada la ha preparado para enfrentarse a Daniel Bond.
    Daniel sabe que nunca podrá dejar atrás su tormentoso pasado, aunque para no asfixiarse en éste hace tiempo que se impuso unas estrictas normas que rigen todas sus relaciones. Y jamás se ha planteado transgredirlas… hasta que conoce a Amelia.
    Arrastrados por la pasión y el deseo, vivirán una intensa relación dominada por los peculiares gustos sexuales de Daniel. Amelia le concede todos sus caprichos hasta que él le pide algo que ella no se siente capaz de dar. Sin embargo, antes de que la joven tome una decisión, el destino se entremete y Daniel sufre un grave accidente. ¿Bastarán noventa días para que Amelia se atreva a reconocer que una historia de amor como la suya es única e irrepetible?
    Opinión:
    Tras leer la sinopsis me di cuenta que podría ser un libro que valiera la pena leer, lo cual al terminar di por hecho que si vale la pena leerlo, aunque siendo totalmente sincera no es un libro que leería más de tres veces o si no se volvería algo tedioso, y ya no es interesante.
    Todo comienza con la instantánea atracción que Daniel siente hacia Amelia e inversa.
    Me gusta la terquedad o necedad de Daniel al no querer tener nada con Amelia pero al final están juntos, al principio de la historia comienzo a sentir repulsión hacia Daniel por el simple hecho de tener una relación enteramente sexual, pero al pasar la historia lo entiendo y se lee entre líneas el amor de Daniel en una manera que es diferente hacia otra gente. Al final de la historia es simplemente lo que Daniel quiere pero Amelia no puede entregársele por no sentirse “lista” y Daniel toma eso como algo non grato y decide terminar la relación. 



    Mis partes favoritas de la historia:
     —Abrázame —me ordenó con voz ronca, justo antes de morderme el cuello.
    —Daniel.
    —Chist…

    Me dio otro beso y movió las caderas contra las mías. Dejó de besarme en los labios para hacerlo en el cuello y, poco a poco, llegó hasta mi clavícula, donde me dio un beso justo encima del mordisco de antes. No muy fuerte, pero lo suficiente como para que yo lo sintiese; noté que se me doblaban las rodillas y pensé que si seguía moviéndose así…
    Oí un bocinazo y Daniel interrumpió el beso.

    —Nadie tiene derecho de verte así —me dijo, como si de repente se diera cuenta de que estábamos en medio de la calle—. Sólo yo.
    Valoración: 8/10
    |


  2. 2 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      me gusto la historia!! zoe podrias poner tan bien la de todos los dias??gracias por regalarnos tu blog

    2. zoe. dijo...

      Hola, ¡me alegro! Yo no escribí la reseña, es una colaboración :s Si querés me puedo poner en contacto con la que lo escribió y le pregunto :)
      No es nada :):):)
      ¡see ya! <3

    Publicar un comentario

    Ten en cuenta que los comentarios malintencionados o agresivos no se publicarán...