Rss Feed
  1. Reseña: Fusión, Julianna Baggott.

    viernes, 24 de mayo de 2013

    https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTmz84Ur8jYwHvrlxxgnAKIIloq1aABRaE3j4fbKkqJ7-MVmamBzA
    Sinopsis (con spoilers de Puro):
    Cuando llegó el fin del mundo, aquellos que vivían en la Cúpula estaban a salvo. En el interior de su mundo de cristal, los Puros continuaron viviendo, sin marcas, sin deformaciones, mientras que los de fuera, libraban una batalla diaria por la supervivencia entre el humo y las cenizas.
    Tras el secuestro de una joven miserable y después de limpiarla de todas sus fusiones e imperfecciones, la chica solo es capaz de repetir una y otra vez el último mensaje de la Cúpula: «Queremos que se nos devuelva a nuestro hijo. Esta chica es la prueba de que podemos salvaros a todos. Si os negáis a escuchar nuestra petición, mataremos a nuestros rehenes. Uno por uno». Willux hará lo indecible para que Perdiz regrese a la Cúpula, incluso si se trata de asesinato. Perdiz acabará por sacrificarse y volver, con la esperanza de poder provocar la caída de la Cúpula desde su interior. Lo que no espera es seguir descubriendo secretos escalofriantes sobre su padre. En el exterior, Pressia, Bradwell y el Capitán se dedican a descifrar secretos del pasado que han encontrado en una de las Cajas Negras, secretos que podrían librar a los miserables de sus fusiones para siempre.

    Mi opinión (sin spoilers):
    Fusión, al igual que Puro, es un libro muy pulido, en el que Julianna narra muy precisamente lo que está ocurriendo. A veces se hace algo pesado, pero deduzco que es el estilo de la autora.

    Construyendo la historia.
    Todos los hechos están pensados de antemano, algo que personalmente valoro mucho a la hora de leer; significa que el/la autor/a estaba realmente inspirado/a y que no escribió el libro monótonamente. Me fascina leer libros así.

    Para leer con tiempo.
    Como podrán haberse dado cuenta, no estoy teniendo tiempo para nada (de hecho, estoy escribiendo esta reseña a las 2:40 de la madrugada), y eso me jugó una mala pasada con esta lectura. Fusión lleva mucho tiempo y, si no tenés una cierta constancia en su lectura, te perdés. Es una lectura ágil pero a la vez pesada, en la que ocurren hechos impactantes en casi todos los capítulos, pero que tiene muchas descripciones, demasiado meticulosas para mi gusto.

    Más filosófico.
    La autora se pone en el lugar de los personajes para preguntarse cosas, lo que le da más credibilidad al relato. Es una de las cosas que más me fascinan de este libro: las preguntas que se hacen.

    (Breathtaking)·2.
    Si Puro me robó el aliento, Fusión me dio un paro cardíaco. Los personajes siempre estaban en peligro, situación que propiciaba las peleas por la supervivencia, algo que la autora es experta en narrar.

    Mi opinión (con spoilers):
    ¿Es que Perdiz no puede ser más bobo? ¿Cómo pudo dejar a Lyda sola? ¿Y qué le pasa a Pressia por la cabeza? ¿Qué pensó que iba a pasar cuando 'curara' a Bradwell con los viales? Me impresionó el nivel de estupidez que tuvieron los actos de los hijos de Aribelle; todavía sigo enojada con ellos :@@@@@

    Por otro lado... Me enamoré del Capi, es mi personaje favorito <3<3<3. Si ya leyeron Fusión, comenten cuál es el suyo, me da muchísima curiosidad.

    También para los que ya lo leyeron... ¿No les pasaba que se olvidaban de leer el título de los capítulos? Yo nunca, literalmente, NUNCA los leía, jajajajaja.

    Mis partes favoritas:


    «E igual que tú —piensa para sí—. Y que yo.» Se pregunta si dos seres humanos pueden llegar a ser cajas blancas el uno para el otro».

    «—Te olvidas de una cosa. —Reconoce esa voz suya, baja pero segura.
    — ¿De qué?
    —De que yo tomo mis propias decisiones y no tengo que pedirte permiso».

    «—Como si fuese un trozo de madera —dice con toda la calma Helmud.
    —Es demasiado peligroso. ¿Y si activas el explosivo? ¿Y si…?
    — ¿Y si…?
    Tiene razón, no hay nada que perder.
    —Santo Dios, Helmud…
    — ¡Dios Helmud!
    Por una vez su vida está en manos de su hermano, y no hay más vuelta de hoja».

    «Los pájaros aletean bajo la camisa de Bradwell (...). Acaricia las plumas. Son bonitos… casi majestuosos. ¿Qué se sentirá estando unido a algo vivo, tener tres corazoncitos pegados a ti para siempre?, se pregunta».
     
    «— ¿Estás aprovechándote de mí?
    Pressia se incorpora y salta a trompicones de la cama.
    —Bradwell.
    Tiene los ojos despejados.
    —Sabes que estoy en una situación desfavorecida. —Sonríe—. No está bien aprovecharse de la gente
    de esa manera.
    — ¡Tenía frío! — Se defiende Pressia, al tiempo que se arropa con sus propios brazos—. Nada más.
    — ¿Es eso cierto? —Le brillan los ojos.
    —Estás despierto, despierto de verdad.
    Asiente y dice:
    —Más o menos.
    —Me alegro de que hayas vuelto. —Y es verdad, no cabe en sí de felicidad—. ¡Has vuelto de veras!
    —Nunca me fui.
    —Me salvaste en el río.
    —Y tú a mí aquí».

    «—Ahora no creo que estemos hechos el uno para el otro, sino que nos estamos haciendo el uno al otro, para convertirnos en las personas que seremos. ¿Sabes a lo que me refiero?
    Sí, al instante, y le parece lo más auténtico que ha oído en su vida.
    —Sí —contesta Pressia; lo besa antes de añadir—: Sé a que te refieres».

    «Iralene se pone de puntillas y le da un beso en la mejilla. Los invitados profieren un «oooh» colectivo y ponen fin al tintineo. Perdiz siente calor en las mejillas, pero no se debe al bochorno por la demostración pública de afecto, sino a la rabia que se está apoderando de él. ¿Hasta dónde va a llegar la farsa? ¿Por qué tienen todos que fingir de esa manera?»

    «Siente la mano de Helmud por debajo de la barbilla, levantándolo para que se incorpore. Il Capitano se sienta pero no del todo recto, no tiene energía suficiente. Se cae hacia un lado y se apoya en Helmud, que tiene una cuchara en una mano y una latita de arroz en la otra y le lleva ahora la cuchara a la boca.
    —Míranos.
    A Il Capitano le entran ganas de llorar: después de tantos años ahora es Helmud quien cuida de él. Son dos, unidos en uno». Acá oficialmente me enamoré, ¿cómo alguien tan 'duro' podía pensar en eso? Me hizo acordar a Willux, que según Walrond era 'todo un romántico'.

    Valoración: 8/10 <3


    |


  2. 2 comentarios:

    1. Andre. dijo...

      Me pasó igual, cómo pueden ser tan bobos!! aunque no del todo jajaja porque cuando Pressia trataba de curar a Bradwell, era obvio lo que podía pasar, pero era lo único que podía hacer y yo por lo menos no había aceptado que Bradwell muriera, realmente me enamore de Bradwell y Pressia juntos <3, tanto que Bradwell se convirtió en mi personaje favorito <3<3, todo en él me encanto, él es todo eso que uno podría llamar perfección imperfecta.
      Y mira que al contrario que tu yo si leía el título de los capítulos jaja lo leía y me hacía una idea de lo qué podría pasar en el capitulo, algunas veces acertaba pero otras, la autora simplemente me dejaba boquiabierta, eso me pareció increíble.
      En fin, gracias por tu reseña, que fue la que me hizo leer el libro ;D.

    2. zoe. dijo...

      ¡Yo también! Siempre que narraba Pressia esperaba que pasara algo entre ellos jajajaja :) A mí me pasaba exactamente lo mismo, estaba enamorada de Bradwell, de los pájaros en su espalda, de lo analítico que era... Hasta que en las últimas páginas Capi se pone a narrar y me atrapa.
      Jajajaja yo siempre me olvidaba :(:(
      Al revés, gracias a vos por leerla y tomarla en cuenta<3

    Publicar un comentario

    Ten en cuenta que los comentarios malintencionados o agresivos no se publicarán...